Celebración de la XXXVI Gran Asamblea Anual de la Gran Logia de España

17264542_10210555858029499_6434010960017776218_n

El pasado sábado, día 11, se ha celebrado la XXXVI Asamblea Anual de la GLE, y en esta ocasión hemos contado con la presencia de Grandes Maestros y otros distinguidos masones de 31 delegaciones extranjeras. Concretamente han participado con nosotros en esta Asamblea miembros de Grandes Logias y Orientes regulares de Alemania, Austria, Andorra, Argentina, Azerbaiyán, Bulgaria, Chipre, Costa de Marfil, Francia, Guinea, Hungría, Irlanda, Italia, Japón, Luxemburgo, Marruecos, Michigan, Moldavia, Montenegro, Noruega, Paraguay, Pensilvania, Polonia, Portugal, Rumanía, Serbia, Suiza, Turquía y Ucrania. También nos han visitado miembros de la Gran Logia Americano-Canadiense y la Gran Logia de Masones Britanicos, ambas de Alemania.

17308858_10210555861349582_4865540127183032756_n

Igualmente ha habido representantes de los principales Cuerpos y Órdenes de la masonería regular española, entre los que se cuentan el Supremo Consejo del Grado 33 y Último del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para España, la Gran Logia Distrital de la Orden del Monitor Secreto, el Gran Priorato Rectificado de España y el Distrito para España de los Caballeros Sacerdotes Templarios del Sagrado Arco Real.

17308936_10210555867669740_5068969423218022693_n

Durante los actos, los Venerables Hermanos Jerónimo Saavedra y Luis Monterrey fueron reconocidos como Excelentes Masones del año 2016 en representación de la Gan Logia de Canarias, cuyos miembros se han distinguido de un modo especial en divulgar los valores de la masonería en las islas.

El premio de Solidaridad y Hospitalismo le fue concedido al Querido Hermano Antonio de la Iglesia así como a la Respetable Logia Sol Invictus 134 de la Gran Logia de España.17264429_10210555863469635_5362879105405994476_n

El Gran Maestro de la Gran Logia de España, el Muy Respetable Hermano Óscar de Alfonso, recibió la Gran Medalla de Honor de la Gran Logia Unida de Alemania, y en su alocución final, entre otras cosas y recordando los 300 años de la masonería moderna, dijo lo siguiente:

“No podríamos celebrar esta Asamblea histórica del Tricentenario sin rendir también tributo a nuestra propia nación y culto a nuestros hermanos españoles pasados al Oriente Eterno. Como masones debemos exaltar la grandeza de nuestra nación, pues hemos de recordar que España, siendo una de las primeras naciones europeas, es un país embebido de la fuerza que le aporta su multiculturalismo, su variedad idiomática, social, histórica y jurídica. Pocas instituciones contemporáneas inician sus trabajos como hacemos nosotros, bajo el himno de su país, ni celebran su asamblea nacional en un territorio como el de hoy, la Universal Barcelona, ejemplo de esa singularidad enriquecedora que define tan bien a muchos lugares de esta vieja nación”.