La Logia Semper Fidelis 150 hace su entrega anual de alimentos a la Cruz Roja de Torrelavega

IMG_6864

Sede de la Cruz Roja de Torrelavega (Cantabria)

Los masones de la logia Semper Fidelis 150, al Oriente de Torrelavega, como viene siendo habitual hemos hecho entrega de nuestra donación anual de alimentos a la Cruz Roja de la ciudad del Besaya.

IMG_6859

Una voluntaria de la Cruz Roja clasificando los alimentos.

En esta ocasión la donación ha ascendido a trescientos kilogramos aproximadamente de alimentos no perecederos, que servirán como una pequeña ayuda para su programa de “atención de necesidades básicas” de las familias más desamparadas que, desgraciadamente, en estos tiempos de crisis han aumentado sustancialmente.

La Cruz Roja, aparte de cubrir las necesidades más urgentes de las personas que por distintos motivos se han visto obligadas a pedir ayuda, también participa en la educación y orientación de jóvenes con problemas de adaptación, para facilitarles el acceso al mundo laboral. Igualmente tiene programas dedicados específicamente a mejorar las condiciones de vida de los niños y ancianos que lo necesitan.

IMG_6861

Algunos miembros de la logia Semper Fidelis 150 con la responsable de la Cruz Roja que nos recibió.

Solo como curiosidad, se da la circunstancia de que la Cruz Roja, organización humanitaria extendida por todo el mundo, fue fundada por masones en su empeño por transmitir de un modo efectivo a todos, uno de los sentimientos más genuinamente masónicos: LA FRATERNIDAD.

Semper Fidelis 150 hace entrega de su recaudación para caridad a una familia cántabra

AP9jjTrRReGfexv2RYf0dQ_thumb_1d95

En la Respetable Logia Semper Fidelis 150 tuvimos conocimiento de que, debido a un grave accidente, la casa de una familia humilde de Cantabria había sufrido importantes daños, y sus muebles y demás enseres habían quedado prácticamente destruidos, lo que llevó a esta familia a una dramática situación de difícil salida. Inmediatamente, miembros de la logia se pusieron en contacto con ellos y se trasladaron hasta su domicilio donde comprobaron las duras circunstancias por las que estaban pasando, por lo que se decidió que la recaudación anual de la logia para la caridad se dedicase a ayudar a esta familia.

Aunque no buscábamos ninguna muestra de agradecimiento, fue emocionante el momento en que la señora de la casa nos hizo entrega de un bonito cuadro con la escuadra y el compás que ella misma había confeccionado. Este cuadro, por supuesto, tendrá un lugar preferente en el corazón de nuestra logia.