Presentación en Santander del libro Militares Ilustrados, Liberales y Masones

IMG_1248En Santander hemos disfrutado de la oportunidad de tener entre nosotros a Ezequiel Ignacio García-Municio de Lucas en la presentación de su libro “Militares Ilustrados, Liberales y Masones”. La presentación se realizó en la librería Gil de la Plaza de Pombo de la capital, donde hay una sala habilitada para distintos actos culturales.

Ezequiel es Coronel del Ejército de Tierra, Diplomado en Informática Militar, que ha estado  gran parte de su vida militar en unidades técnicas. Es Licenciado en Derecho y en Ciencia Política, y miembro de la Asociación Española de Historia Militar.

El libro es un minucioso trabajo de investigación, posiblemente el más completo sobre la materia publicado hasta la fecha, se fundamenta en la importancia del Ejército como grupo social y en la imagen negativa de la masonería española que ha sido trasmitida a lo largo de la historia. Estereotipo imaginario que, en gran parte de los casos, está fuera de la realidad.

WhatsApp Image 2019-04-03 at 22.25.16El propósito de la obra ha sido estudiar la actuación y evolución de los militares masones para comprender si la pertenencia a la masonería influyó en su comportamiento. Al no existir, en gran parte de los estudios masónicos, datos sobre la vida militar, aparte de la condición de militar, se estudian los empleos militares, tipos de ascensos, destinos, actuaciones dentro de Ejército (tanto en paz como en campaña), etc., una visión de la realidad de la máxima importancia, pues gran parte de los oficiales miembros de la Orden son desconocidos en su faceta militar y masónica, y su actuación no sobrepasó el círculo más cercano. El deseo de estudiar a los militares de forma específica se basa en que en este grupo existen algunos parámetros diferenciados del resto de la sociedad (tipo de formación, estructura jerárquica, participación en conflictos armados, régimen disciplinario, etc.), y sobre todo porque la filiación masónica, en todas sus épocas, fue comparativamente más alta que en otros colectivos, ocupando además frecuentemente altos cargos en la Orden.

Anuncios

El Q.H. Aliesky García ya es miembro de pleno derecho de Semper Fidelis 150

03-6ddf05b9-b61a-4908-92f1-061d1737e8ce

El Q.H. Aliesky y el V.M. de la logia. Los dos son cubanos.

La última tenida de la Logia Semper Fidelis 150 ha sido muy especial. Por fin ha llegado el día en que nuestro Q.H. Aliesky García ha cumplido con el último requisito para formar parte, con todos los derechos, de la Logia Semper Fidelis 150 de la Gran Logia de España.

Fue en noviembre de 2017 cuando recibimos por primera vez a Aliesky como visitante de nuestra logia. En la tenida de aquel día nos dijo que era cubano y que venía de la “Logia 28 de enero”, de Rancho Boyeros, en La Habana (Cuba). Nos habló de la masonería cubana y sobre todo de su logia, una logia en la que ha trabajado durante buena parte de su vida, enseñándole, miércoles tras miércoles, a interiorizar los valores masónicos y, lo que es más importante, enseñándole también a transmitirlos a los demás.

02-4d6ea566-626e-43e1-bdf4-5842a032a74b

El Q.H. Aliesky con el V.M. y los VV. de la logia

Después de aquella primera visita, Aliesky siguió viniendo regularmente a nuestras tenidas, y cuando él y su familia consiguieron estabilidad laboral en Santander, manifestó sus deseos de pertenecer a Semper Fidelis 150. Era mayo de 2018 cuando solicitó formalmente su entrada en nuestra logia, y como ya conocíamos suficientemente a Aliesky como para saber de primera mano que era un Hermano muy digno de pertenecer a Semper Fidelis 150 y a la Gran Logia de España, accedimos de muy buen grado a su petición.

 

011-d614188a-a293-4e37-acf4-ad66321c78ad

El Q.H. Aliesky con el V.M. y el G.T. de la G.L.E., junto a varios miembros de Semper Fidelis 150

Y finalmente ayer, en nuestra tenida ordinaria, el Q.H. Aliesky se ha convertido en la figura central de los actos y ha pasado a ser un masón de pleno derecho de la Gran Logia de España. A partir de ahora, nuestra Logia Semper Fidelis 150 contará también con la experiencia de un Maestro Masón que ha sido formado en la que, conociendo a Aliesky, ya podemos considerar una excelente logia cubana: la “Logia 28 de enero”. Sin duda, la presencia activa de este nuevo miembro de Semper Fidelis 150, enriquecerá nuestros trabajos masónicos. Bienvenido, Q.H. Aliesky.

BEATO, EL MILENIO Y LOS BEATOS

img_0746Después de esta tenida tan especial, el Q.H. Iñaki nos ilustró con una magnífica conferencia sobre el Beato de Liébana y los extraordinarios libros manuscritos llamados “beatos”. Estos libros fueron escritos entre los siglos X y XIII, tomando como base los comentarios realizados en el siglo VIII por el Beato de Liébana en relación con el último libro de la Biblia, el Apocalipsis de San Juan. 

Partiendo de su obra, “Commentarium in Apocalypsin”, los mejores amanuenses de la época confeccionaron estas auténticas joyas medievales adornadas con coloridas ilustraciones o iluminaciones, que actualmente se guardan como tesoros en distintas instituciones.

img_0735img_0738

Para entender la época en la que el Beato de Liébana escribió sus comentarios sobre el Apocalipsis, y para entender también aquel otro período, en siglos posteriores, cuando empezaron a escribirse los beatos, el Q.H. Iñaki hizo una exhaustiva reseña histórica que nos metió de lleno en los siglos que corren entre la alta y la baja Edad Media, donde  reyes asturianos, duques cántabros, Omeyas y las distintas corrientes religiosas se enzarzaban en insidias y conspiraciones.

captura de pantalla 2019-01-15 a las 14.18.27captura de pantalla 2019-01-15 a las 14.18.47

captura de pantalla 2019-01-15 a las 14.19.06captura de pantalla 2019-01-15 a las 14.19.17

La conferencia estuvo amenizada con una presentación de diapositivas y con dos preciosas y exactas reproducciones de dos beatos. Todos hemos podido disfrutar mirando y tocando dos extraordinarios facsímiles que parecían ser los propios originales tanto en sus medidas como en su contenido y en los materiales utilizados.

Sin duda esta conferencia del Q.H. Iñaki ha sido muy interesante en todos los aspectos.

VARIAS ILUMINACIONES DE BEATOS

captura de pantalla 2019-01-15 a las 14.27.46

captura de pantalla 2019-01-15 a las 14.26.45

captura de pantalla 2019-01-15 a las 14.26.07

captura de pantalla 2019-01-15 a las 14.25.48

 

Una tenida muy instructiva en Semper Fidelis 150

IMG_9468La logia Semper Fidelis 150, siguiendo su línea habitual en la instrucción masónica de sus miembros, ha desarrollado ayer una interesante tenida principalmente dirigida a los Hermanos Compañeros. El V.H Sabino, uno de los fundadores de la logia Semper Fidelis 150 y Grado 18 del Supremo Consejo del Grado 33, entre otros importantes cargos en distintos grados colaterales de España y de Inglaterra, ha dirigido magistralmente las Lecturas de Emulación,  que han sido las protagonistas principales de este nuevo encuentro masónico de nuestra logia, si bien igualmente hemos recordado otras muchas cosas que, sin ser específicamente de Emulación, sin embargo son imprescindibles para cualquier masón de cualquiera de todos los ritos que celebramos en España.

IMG_0319Una vez acabada la tenida, hemos continuado de algún modo con la instrucción masónica, en este caso de mano del V.H. Emilio, con una presentación de diapositivas titulada “NUESTROS PRINCIPIOS. UN CABALLERO ELEGIDO KADOSCH EN ÁVILA”. El V.H. Emilio, junto con el V.H. Sabino, es también uno de los fundadores de la logia Semper Fidelis 150 y Grado 31 del Supremo Consejo del Grado 33. El V.H. Emilio es un incansable investigador de buena parte de las ramas de la masonería y a lo largo de su intensa vida masónica ha recopilado un interesante y amplio montante de datos que ha plasmado en numerosos escritos.

Seguidamente se reproduce un resumen de la presentación:

NUESTROS PRINCIPIOS

UN CABALLERO ELEGIDO KADOSCH EN ÁVILA

Hay quien cree ver que la masonería viene del siglo III o IV y se fundan en el sistema de puntuación con que aparecen escritas algunas lápidas romanas donde se señala la división de las sílabas con los tres puntos. Realmente, es cierto que en lápidas romanas, especialmente en las sepulcrales, se observa esta rara puntuación que igualmente se nota en las inscripciones góticas del siglo VIII en adelante, sin que tenga que ver este sistema ortográfico con la francmasonería.

01

Los tres puntos

Pero debo decir que, ni en tiempo de los romanos, ni en el de los godos, se usaba este tipo de puntuación triangular que los masones adoptaron desde los principios del siglo XVII y que, aúny apareciendo esta puntuación triangular, no es bastante para afirmar que existiese ya la francmasonería.

 Normalmente, en las lápidas para separar las silabas se utilizaban los tres puntos en vertical, esto lo podéis ver en lápidas desde el siglo I al VI. También en la Edad Media y durante los siglos del XI al XVI, casi todas las inscripciones latinas aparecen puntualizadas con dos o con tres puntos verticales entre cada sílaba. Esto lo podréis comprobar en muchas catedrales y en antiguos monasterios medievales.

Como sabemos todos, la puntuación triangular no se adoptó para terminar una oración, ni menos para dividir sílabas, fue sencillamente para determinar palabras abreviadas, como por ejemplo estas que tanto usamos en nuestros  escritos A.·.L.·.G.·.A.·.D.·.U.·.Esta puntuación triangular no es tan antigua. Se comenzó a utilizar en logias de Inglaterra a finales del siglo XVII y poco después se fue generalizando en Escocia y Holanda, hasta que el Gran Oriente de Francia decretó el 12 de Agosto de 1774 su uso, con el fin de abreviar la escritura de las palabras masónicas y poder así hacer su lectura más difícil a los profanos de la orden.

Hay que buscar el establecimiento de la francmasonería en España en otros hechos más auténticos, y no se empiezan a encontrar anteriores al del siglo XVI. No quiero decir con esto que hasta esta época no hubiese tenido nuestra institución adeptos en España, probablemente contaría con ellos desde los últimos tiempos de los Templarios, pero no se ha encontrado en ningún documento escrito  referencia alguna.

Pero si hay algo que nos hace sospechar que podían haber existido, el indicio lo tenemos en la Capilla de Mosén Rubí de Bracamonte, fundada en Ávila en 1514, conocida por el nombre de Nuestra Señora de la Anunciación. También encontramos referencia a nuestros antepasados en un acta de una reunión masónica celebrada en Colonia en 1535.

Pero primero quisiera tratar lo de la capilla de Mosén Rubí de Bracamonte 1349-1429.

02

Capilla de Nuestra Señora de la Anunciación o Mosén Rubí, fundada por Doña María de Herrera en el siglo XVI (1512)

03

El interior de la Capilla 

Fundada por Doña María de Herrera, hija de Pedro de Velada y de Catalina Dávila, señores de Velada, y no de un judío como atribuyen algunos autores como Halperin o Belmonte, y como bien dice la propia María en su testamento. En el mismo, deja atestiguado la intención de fundar un hospital y una capilla funeraria, de carácter laico, para su marido difunto, Andrés Vázquez Dávila, y su linaje. El resultado es el actual edificio que observamos hoy día, sin duda uno de los más singulares de la arquitectura abulense. Curiosamente, aunque se recuerda la memoria de su fundadora, la capilla se conoce con el nombre de Mosén Rubí de Bracamonte, señor de Fuente el Sol…

Es una verdadera obra masónica, desde su pórtico hasta el coronamiento de su altar mayor y desde el púlpito hasta sus ventanas. Según  wikipedia dice:

El edificio, inicialmente adscrito a un estilo gótico tardío, cuenta con una planta de cruz griega. Durante la segunda mitad del siglo xvi, el edificio fue remodelado empleando el estilo manierista. Existen autores que defienden que el templo presenta una gran cantidad de elementos inconfundiblemente masones.

04

Fachada de la Capilla con las herramientas masónicas

05

Monolito en el exterior de la Capilla con las herramientas masónicas

Después de algunos estudios, hay unos puntos que me gustaría que pudiésemos analizar ya que su identificación masónica es francamente digna de resaltar:

  • La forma pentagonal del interior del templo con “sorprendente” parecido a la planta de las logias de rito escocés.
  • Los imágines masónicas de las vidrieras con símbolos del 3º y 4º, la portada, contrafuertes, columnas del patio en los que aparecen mazos, escuadras y compases que se corresponden con los grados 1º y 3º de la francmasonería. Estos supuestos emblemas son los escudos de armas del linaje de los Bracamonte.
  • El púlpito, que estaba sostenido por una columna triangular y que representaba una forma pentagonal, con los emblemas de armas de los Bracamonte y en sus tres ángulos, tenía esculpidos los emblemas del 1º, 2º y 3º. La decoración de la silla presidencial del coro, que muestra alegorías pertenecientes a Caballero Kadosch.
  • Los tres primeros peldaños de la escalera que da acceso a la torre están cortados en triangulo coronando el altar mayor, símbolo de la elevación al 3º,
  • Las columnas que separan el cuerpo de la iglesia y la capilla mayor, serían las de Jakim y Boaz de la logia masónica, cuya inspiración proviene  del templo de Salomón.
  • La posición de las estatuas yacentes de los fundadores, al ser colocadas verticalmente, se presentaban de forma distinta a la de los orantes: el fundador levantando su espada con la mano izquierda hacia el hombro del mismo lado, alegoría del Caballero  Kadosch, y su esposa, también de pie, mirando al suelo en actitud de meditar, con la mano derecha sobre el antebrazo izquierdo.

También nos preguntamos ¿cómo el Almirante Rubí designó 13 internos en vez de 12 ó 14 siguiendo las costumbres católicas que no querían usar el número trece en ninguno de los casos?

En la época de Mosén Rubí, los dignatarios oficiales de una logia eran 13.

Como se puede entender después de lo descrito, es fácil comprender que la Capilla de Mosén Rubí era de construcción masónica y que no se pudo terminar en su totalidad por indicación de la Inquisición en el año 1530. El excluirla también de la visita eclesiástica el arzobispo de Toledo abundaba en el hecho de que era una construcción masónica.

También nos indica que Mosén Rubí podía ser masón la alegoría que corona el sillón presidencial del coro, muestra al patrono que está en acción de desnudar la espada con la mano izquierda, símbolo del Caballero Kadosch, aunque también la historia nos dice que este grado  fue instaurado dos siglos después por el Rey Federico II de Prusia.

No habrá otro templo en toda Europa como el de Ávila que justifique mejor la existencia de la masonería en pleno siglo XVI, siendo lo más extraño del caso que su edificación sea en una de las ciudades más eclesiásticas de España y donde residían los obispos más ilustres de la Iglesia romana.

¿Por qué a un caballero de la categoría de Mosén Rubí de Bracamonte se le dedica un templo con todos los atributos masónicos?, ¿No es de suponer que esta asociación perseguida en España contara con fuerzas poderosas, logias establecidas y una organización vigorosa? Lo natural era que la masonería contara con una saludable existencia cuando Mosén Rubí, Caballero Kadosch residía en Castilla dejando una gran huella en la sociedad abulense, gracias a esto sabemos hoy que la masonería vivía ya en España antes de 1514 con fuerzas suficientes para estos valerosos actos. Mosén Rubí de Bracamonte y Hannecaurt, Vizconde de Lauray de Normandía, fue Caballero Consejero y Chambelán del rey Carlos VI de Francia, lucho junto a Enrique II de Castilla fue el primero que castellanizó su apellido ya que originariamente era Bracquemont, y que había luchado en Flandes, adquiriendo posiblemente su grado masónico en aquellas tierras. Se casó por primera vez con Dña. Inés de Mendoza, hija del mayordomo de Pedro el Cruel, y por segunda vez con Dña. Leonor Alvares de Toledo.

06

Escudo de la familia Bracamonte

Este es el escudo de la familia Bracamonte con su escuadra y mallete muy bien definidos, así como los trece puntos a los que nos hemos referido a los internos de la capilla.

07

Bóveda nervada de granito veteado estilo gótico tardío

Después de todas estas explicaciones creo que poco se puede añadir a la veracidad de que esta Capilla dedicada a  un masón, y masón también debería ser el maestro cantero Pedro Campero que la construyó, aunque el escritor y crítico con la masonería Lafuente se empeñe en que sean puras casualidades.

08

Bracamonte

09

Sepulcro de María de Herrera y Andrés Vázquez Dávila

En esta capilla, además de ser panteón familiar del linaje de Fuente el Sol, fue velado un descendiente de Mosén Rubí, don Diego de Bracamonte, decapitado por ser noble en la plaza del Mercado Chico el 17 de febrero de 1592 como respuesta a su levantamiento por el famoso impuesto de los “millones de Felipe II”.

En la novela “La Gloria de Don Ramiro” del escritor argentino Enrique Larreta,  (Buenos Aires 1873 – 1961) narra tan lúgubre acontecimiento.

“En una fría tarde de invierno, Don Diego es conducido desde la Alhóndiga, cárcel de los nobles, montado en una mula, enlutado y con capuz y caperuza de bayeta, las manos atadas a un listón y una cadena al pie. Con un cortejo en silencio, compuesto por las cofradías de pobres y frailes, atravesando las calles de Ávila: hizo su entrada por la puerta del Alcázar, siguiendo por la calle Aldrín (hoy llamada Don Gerónimo), camino del Mercado Chico. El reo confesó durante hora y media con fray Antonio de Ulloa. El escribano rogó que hiciera una confesión entera del crimen, pero por repetidas ocasiones mantuvo que era él el único culpable. Al final, don Diego, tapado el rostro con un tafetán negro y arrimada la cabeza a un madero, fue decapitado – privilegio por ser noble, y no ahorcado,  casi a las seis de la tarde, frente a una gran expectación en silencio. Por la noche, su cuerpo fue recogido por los caballeros abulenses, enlutados, que durante el día y en señal de duelo y protesta por la ejecución, se habían quedado en sus palacios. Lo condujeron hasta la capilla de Mosén Rubí, donde lo velaron, y un cuadro sobre la sacristía reza lo siguiente:

“Rogad a Dios en caridad por el ánima del noble caballero Don Diego de Bracamonte, que por defender los intereses de Ávila fue decapitado en la plaza del Mercado Chico, el lunes 17 de febrero de 1592, en cuya noble estuvieron sus restos depositados en esta capilla. Al día siguiente fueron trasladados a la capilla de San Francisco donde reposan. R.I.P.”.

10

Plaza del Mercado Chico, en Ávila

Al manifestar al rey Felipe II el cronista Cabrera de Córdoba que se había excedido en el castigo a los culpables y que en otras ciudades también aparecieron pasquines y no había adoptado medidas tan duras, dijo el Rey:

11

Felipe II

“Agora sabéis y saben ellos donde están enseñados a llevar el decir al hacer, no se ha de aguardar a que hagan”.

Y al recordarle el cronista las importantes aportaciones de los caballeros de Ávila al servicio de la Corona, añadió:

“Es verdad, ¿mas no depusieron ahí al rey don Enrique y favoresçieron a Juan de Padilla, tirano? ”

Sé que se han escrito tesis doctorales y que se han leído en el mismo marco de la Capilla, amparadas por eminentes doctores indicando que esta capilla no tenía que ver nada con la masonería, pero sigo insistiendo que la evidencia de lo que tenemos ante nuestros ojos no se puede ni cambiar ni desmentir. ¿Por qué ha permanecido cerrada al público tantos años sin permitir ser visitada? ¿Por qué han desaparecido tantos indicios masónicos con las reformas?

12

Veintiún años más tarde de construirse el templo a Mosén Rubí, tenía lugar la célebre Convención masónica de Colonia. Casi sesenta años hacía que se había celebrado la anterior, en 1469 en Spira (Alemania) donde se modificaron los estatutos y se dieron nuevas instrucciones para los obreros de piedra fina.

En el archivo de la logia, Frederick Vredehall de la Haya se encontró en 1637 un curioso documento que contenía el acta de una Convención masónica celebrada en 1535 en Colonia, a la que asistieron los venerables de las diecinueve logias principales de Europa y apareciendo en un décimo lugar, un tal Ignacio de la Torre,que figura como venerable de la de Castilla en Madrid. Tanto los historiadores Fors y Almeida así como otros muchos autores hablan de este de la Torre y de la Convención de Colonia, dándole gran importancia. Clavel y Lafuente, como no podía ser de otra manera, se la niegan.

Autores muy respetables y documentos oficiales de los Grandes Orientes de Bélgica, Holanda y Francia, han reconocido la autoridad de este acta, que los historiadores ingleses declaran legítima al ocuparse de Mr. Coligny. Además, en la Convención de Basilea celebrada en 1563, veintiocho años después de la de Colonia, se presentó el acta de ésta con todas las firmas, incluida la del español y nadie tuvo dudas del documento.

Un autor anónimo apóstata de la orden y enemigo de ella escribió lo siguiente:

Hacia el año 1535 los francmasones estaban ya esparcidos en toda Europa occidental y meridional. Perece también que estuvieron a punto de realizar su objetivo. Los Gobiernos comenzaron a entrar en sospechas, de suerte que, viéndose ya descubiertos, publicaron una pieza de la cual enviaron una copia a cada logia y conservaron cuidadosamente el original para que sirviera a su justificación. En esta pieza se hace mención de las principales logias en Viena,  en Londres, en Paris en Lyon, Amberes, Madrid, Venecia y de otras muchas.

En el escrito, que no reproduzco porque es bastante largo, y en castellano antiguo, quisiera destacar alguna cosa como lo que dicen los veintidós firmantes, entre ellos Ignacio de la Torre, representante Castellano, y dos franceses De Coligny y Virieux. Ellos hacen constar que los masones aseguran que no están aliados con los Templarios, sin embargo quieren que los signos a utilizar sean los usados por los templarios que se refundieron con los masones en la ciudad de Edimburgo.

Por todo lo expuesto se puede comprobar que todos los autores, incluso los enemigos de los francmasones, reconocen el Acta de Colonia como documento verídico, y a Ignacio de la Torre como verdadero representante en 1535 de la orden en nuestro territorio.

V.H. Emilio Argente i Domènech

Captura de pantalla 2018-11-13 a las 18.38.08

Semper Fidelis 150 en Bilbao con Krause

IMG_8725

Salón Sorozábal, del hotel Silken Indautxu

Aparte de las regulares actividades masónicas de nuestra querida logia Semper Fidelis 150, es habitual que nos reunamos también para otro tipo de actividades, a veces lúdicas y a veces culturales, que nos sirven para alimentar el espíritu y para que nuestros lazos fraternales se refuercen. Sean cuales fueren los motivos de nuestras reuniones, lo habitual es acabar tomándonos unas cervezas antes de retirarnos, siempre satisfechos, a nuestras casas. Dicho de otro modo, en Semper Fidelis aplicamos la esencia masónica a todo aquello que hacemos, tanto en logia como cuando nos reunimos para otros asuntos, sin olvidar seguir siendo masones, y actuar como tales, en cualesquiera otras circunstancias ajenas a nuestro círculo puramente masónico. 

2be6fcbe-3a92-42dd-bee8-a731300a2f51

El ponente, Vicente Rodríguez Carro, en el centro. A su derecha, el Hermano Txema Oleaga

En esta ocasión el asunto que nos ha reunido ha sido cultural. Para ponernos en antecedentes conviene indicar que hay una interesante Sociedad en Bilbao conocida como “El Sitio”, de la que es destacado integrante nuestro Hermano Txema Oleaga, que se dedica a organizar conferencias sobre los más variados temas. Ayer, jueves, fue en el  salón Sorozábal del hotel Silken Indautxu, de Bilbao, y la conferencia trataba sobre el filósofo y masón, Karl Christian Friedrich Krause, de la que ha sido brillante ponente el Doctor en Filosofía, empresario y profesor retirado de la Universidad de Berlín, Vicente Rodríguez Carro.

IMG_8722

Un momento de la conferencia

El conferenciante, aparte de hacer alguna mención sobre el famoso panenteísmo de Krause, sobre todo incidió en el liberalismo, que es parte fundamental del krausismo que tanta influencia tuvo en España y en Sudamérica. Según Vicente Rodríguez Carro, la idea liberal, en sus dos vertientes, la ético-jurídica y la organizativa del Estado, ha marcado, y sigue marcando como ninguna otra, el proceso histórico desde el siglo XVIII hasta nuestros días. Igualmente incidió en que el mayor logro de Krause, en lo que a España se refiere, es el haber contribuido decisivamente a implantar en nuestro país ese liberalismo tradicional, lo que ha contribuido a su modernización de mano de los krausistas españoles, la mayoría de los cuales, como Krause, también fueron masones.

IMG_8720

Vicente Rodríguez Carro y Txema Oleaga con miembros de Semper Fidelis

Resumiendo, la conferencia ha girado en torno al liberalismo propugnado por Krause y a los beneficios que ha supuesto para la sociedad moderna. Krause fue un adelantado a su tiempo que supo ver cuál era el mejor camino para lograr los avances sociales que poco a poco vamos consiguiendo. En realidad, parece evidente que lo que hizo Krause fue aplicar la filosofía masónica a su pensamiento.

Y después de la interesante ponencia del profesor Vicente Rodríguez Carro -que la verdad es que se nos hizo corta- nos reunimos en la cafetería del hotel para cambiar impresiones. A una hora prudencial, los Hermanos de Semper Fidelis nos despedimos y tomamos camino de Santander con la agradable sensación de haber añadido un poco más a lo que ya tenemos.

Podemos decir que nuevamente hemos disfrutado de otro buen día. Y mañana tenemos Arco. Todo perfecto.

La esencia individual de la Masonería

VH Jorge Mejía, febrero 2017

INTRODUCCIÓN

Darle estructura a este tema es como definir el cauce de un río por la cantidad de centímetros cúbicos que contiene en las distintas partes su recorrido. El río es el que es en su totalidad, puede tener un recorrido donde se manifieste con apacibilidad y otras veces con furia. Su movimiento es constante y eso es lo que le hace ser río. No se compara con otros ríos, él sabe que su origen es el mismo que el de cualquier río. Que fluye exactamente igual que cualquier río. Tampoco le importa saber dónde y cuándo desembocará. Su esencia siempre será y “su manifestación” ya sea en río, mar, nieve o lluvia, es lo de menos. Siempre ES, porque ese es su atributo. Su recorrido es sólo una experiencia más de muchas que ha tenido, tiene y tendrá.

diapositiva2

LA ESENCIA INDIVIDUAL DE LA MASONERÍA

Antes de ingresar en Masonería se nos pide y se nos supone ser hombres libres y de buenas costumbres. Con las entrevistas se entrevé, por ambas partes que esto es así. Evidentemente nosotros escogemos entrar en la Orden pensando que somos “libres” por tomar esta decisión. También nos suponemos “de buenas costumbres” ya que respetamos lo establecido como social y como honorable.

Una vez iniciados, sobre todo en Emulación, nos damos cuenta que habíamos presupuesto que se nos darían pautas, pistas o incluso las piezas que necesitábamos para armar el puzle que es nuestro camino interior.

Al suponer esto ¿pensamos que somos libres? Esperar que otros nos den pautas, tratados, corrientes de pensamiento, etc., es esperar algo concreto para integrarlo en nuestra experiencia de vida. Pero esa experiencia ya no es la tuya, es la de “otros”.

diapositiva3

En Masonería compartimos experiencias con gente muy valiosa, con personas que recorren un camino interior en consonancia al nuestro, es decir, que vibramos en frecuencias afines que modulan sin salirse (como se diría en música) de una tonalidad principal.

Pero de igual manera podemos compartir experiencias interiores con personas que no pertenecen a la Orden, con gente tan cotidiana como puede ser el cartero, la cajera de la tienda, el barrendero, el taxista y todo tipo de personas con las que interactuamos a diario, incluso con el guardia que nos pone una multa.

Todas las experiencias que se nos presentan en la vida son para aprender, para avanzar. Pero tenemos algo que nos lo impide ver con claridad, y es el ego. El ego no nos deja ser libres, siempre necesita de algo o de alguien para ser él. Pero nosotros no somos él, nos servimos del ego para expresarnos en la dualidad, en esta experiencia de vida, pero es sólo una herramienta. El ego necesita estar en todas partes, llevar el control de todo en nuestra vida, incluso regula nuestras emociones y pensamientos.

diapositiva4

El ego no nos deja vibrar en la tonalidad que nos corresponde. El ego desafina continuamente nuestra obra musical, es tan ruidoso que nos hace creer que realmente su “música” es la melodía que define nuestra vida. Limitamos así la atención al contenido de la vida, de la forma, de los objetos.

Llega un momento en que nos damos cuenta que estamos mal, sentimos que estamos en un camino que no es el nuestro, que nuestra melodía interna es una “composición de otros”.

diapositiva5

En esa coyuntura es cuando realmente la Masonería se convierte en el fundamento para nuestro avance espiritual. Te da las Herramientas, te permite usarlas según tu sensibilidad y acabas convirtiéndote en un artista que se expresa tal como es, libre y auténtico. Pero, como en más de una ocasión me habéis escuchado decir, si buscamos contrapartidas, por más herramientas que tengamos a mano, no avanzaremos ni un centímetro en ese camino interior, solamente conseguiremos mandiles y más mandiles, seguiremos siendo cautivos de nuestro ego. Un astuto ego que se disfrazó de intelectualidad, de alegorías y de simbolismo.

diapositiva6

Una cosa es comprender y compartir lo que la Masonería nos aporta, escribiendo y escribiendo sobre esto o aquello y otra, es “vivir la Masonería”. Vivirla es ser tu propia causa, es mostrarte tal como eres, sin máscaras, sin fantasías, sin lucubraciones. El ego no puede separarnos de los demás, sin embargo lo hace bajo el velo de un amplio abanico de sistemas de creencias, muy golosas que hacen que te conviertas en el rehén de ti mismo haciéndonos creer que valemos por lo que tenemos, por lo que somos, por lo intelectuales que parecemos, por lo que deseamos y por todo aquello que nuestra mente hace que nos mantengamos en un estado de alerta, de que siempre hay algo más, de alcanzar objetivo tras objetivo, pendientes de un futuro que nunca llegará, lo cual desemboca en que nos percibamos como individuos aislados del resto. Pero el ego, como expuse antes, es la herramienta con la que nos expresamos y sin embargo tratamos de doblegarlo, de someterlo cuando realmente es la base de la intuición, es la mejor herramienta para que nos podamos comprender. La intuición fluye constantemente, pero nuestra mente basada en la lógica, le pone zancadillas. Estos obstáculos son consecuencia de la negación de nuestra parte más profunda, de la que nadie nos habla, de la que sentimos, pero al no estar acostumbrados a ella, la buscamos fuera, pensando y casi siempre inducidos a que la respuesta la tienen otros, delegándoles así, las riendas de nuestra vida.

diapositiva7

En Masonería nos percibimos como un colectivo de personas que compartimos una búsqueda interior fuera de los convencionalismos. No somos especiales, somos buscadores que intentan superarse a sí mismo sin destacar. En el Arco Real tenemos representada esta búsqueda de una manera tan manifiesta que es inevitable que te veas reflejado a ti mismo. Lo único que te puede limitar es tu sistema de creencias, negándote la interpretación intuitiva de esta vivencia, lo que hace que te desconectes de ti mismo, es decir, de tu esencia.

El ego no solo nos separa de los demás, también nos predispone a juzgarles. Pero recuerda que cuando juzgas a los demás no los defines a ellos, te estás definiendo a ti mismo. En Masonería hay una frase que se puede interpretar de esta manera “Cuando veas algo bueno en los demás, alégrate, pero cuando veas algo malo en los demás, alégrate el doble pues esa persona al ser un espejo de ti mismo, te está diciendo qué debes de trabajar, qué arista de tu piedra debes desbastar o pulir.”

diapositiva8

Lo mismo ocurre cuando somos juzgados por los demás. Si eso te afecta es que no has entendido que esas personas no te juzgan a ti, se están definiendo a sí mismas. Lo que debemos hacer es respetar su pensamiento, respetar su proceso de vida y, al hacerlo el ego se debilita, se pone enfermo, necesita atraparte en otros pensamientos, en otras emociones, en otras incertidumbres, de lo contrario colapsará. Recuerda que una emoción es la reacción del cuerpo a un pensamiento. Si poco a poco vamos calmando nuestros pensamientos, las emociones irán igualmente desvaneciéndose y cuando comienzas a experimentar esto, comienzas a ser libre, pero ¿libre de qué?, sencillamente “libre de ti mismo.”

¿A quién le preocupa tanto el cómo nos ven los demás? ¿A quién le preocupa tanto el cómo te valoran los demás? ¿A ti? ¿A tu ego? Cómo esperas aprender algo nuevo si no te has observado a ti mismo.

diapositiva9

En “Semper Fidelis” aprendemos constantemente ya que cada Hermano nos aporta una experiencia. Llevamos 10 años como Logia, manifestándonos como Logia. Estamos haciendo Masonería aceptándonos como somos, queriendo a un Hermano por ser como es, por como piensa, por como se manifiesta. No le juzgamos, simplemente le aceptamos como uno más, como parte de este sistema tan peculiar que llamamos Fraternidad. La Fraternidad es permitir que el otro sea como es, unidos en una intención, la de ser mejores a través del otro, que es el mejor maestro que podamos tener.

diapositiva10

Permitir al prójimo ser, es todo un arte. Es una manifestación interior. No se estudia en ninguna universidad, en ninguna escuela de misterios. Nace de una conexión con todo y con todos. Fijaros que Emulación es “abrir y cerrar”. No tiene más gracia que esa. Sin embargo posee una vivencia muy profunda, una vivencia espiritual que se manifiesta cuando se siente. ¿Cómo?, a través de la aceptación, de no sentirnos separados, de venir a trabajar, cada uno en su Oficio sencillamente porque nos apetece, porque sentimos que es así, porque sabemos que todos aprendemos de todos. Eso es trabajo en común, o mejor dicho Fraternidad en el trabajo. Evidentemente esto también se refleja en el ágape, en las reuniones de los jueves y en todos los actos en los que participa la Logia. No hay más que echar un vistazo a nuestra web para constatar estas actividades.

“Semper Fidelis” es un claro ejemplo de que se puede hacer Masonería día a día. No hay resistencia, no hay oposición a la abundancia que se manifiesta dejando a los demás ser como son. Nos sentimos bien y en consecuencia generamos una atmósfera de armonía que nos ayuda a avanzar en ese camino interno. No nos etiquetamos ya que esas diferencias solo las percibe quien las hace.

El problema de muchas Logias no es ni el rito ni las personas, son nuestros “egos” que se manifiestan, o más bien que permitimos que se manifiesten. Es un trabajo individual que reflejamos en los demás. Si no trabajas tu piedra ¿qué esperas manifestar? Puedes haber leído muchos libros, seguir a tal o cual autor, identificarte con tal o cual filosofía, con todos los clásicos que quieras, pero, si no te lo aplicas a ti mismo, no sirve de nada. Puedes seguir con fervor una filosofía, pero sigue siendo algo externo a ti. Si la sientes desde el corazón, sencillamente la integras pero no te conviertes en ella. Cuando nos preguntamos ¿por qué mi Logia no fluye? ¿Cuándo mejorarán las cosas? Pienso que la pregunta correcta es ¿Por qué no dejo fluir a los demás? ¿Cómo hago para mejorarme a mí mismo a través de los demás? Así como consideras a los demás es cómo te consideras a ti mismo. Si te consideras diferente, entonces habrá diferencias. Si te consideras especial, entonces habrá divisiones. Si consideras que tu idea de la Masonería es la auténtica y verdadera, entonces tu Logia tiene los días contados.

Cuando era Aprendiz un Hermano me dijo una frase que en ese momento me sedujo tanto que se me quedó grabada: “El hombre sabio es aquél que piensa todo lo que dice y no dice todo lo que piensa”. Hoy, desde mi perspectiva la sabiduría de ese hombre era una máscara del ego. Este hombre sabio no tiene coherencia entre lo que siente, lo que piensa y lo que dice. Guardarse cosas para sí, es estar en desarmonía consigo mismo. ¿Qué sentido tiene guardarse algo para sí mismo? ¿Creer que se es mejor o que se sabe más por ello? ¿Lo guarda para cuando se presente la ocasión? ¿Lo hace por prudencia? ¿Por guardar las formas? ¿Por tener un estilo? ¿Por buscar un lenguaje más reservado? Esta actitud solo refleja cómo te percibes. Aunque también podría ser que en nuestras palabras se puede desatar algún tipo de efecto sobre los demás, no obstante eso sólo tu corazón te lo puede indicar cuando habla a través tuyo, pero ¿y si no sabes escucharlo? Somos el resultado de nuestra forma de sentir, pensar, hablar y actuar. Cuando hay esta coherencia, fluyes en un proceso creativo de transformación constante, sin limitaciones. El río es el que es, no se guarda nada para sí mismo.

diapositiva11

El diálogo interior es la mejor herramienta, pero debemos de discernir quién utiliza este diálogo, ¿mi ego? o mi yo profundo. Si encontramos autocomplacencia en este diálogo, entonces sabremos que es el ego el que se manifiesta. Pero si nos proponemos crear en nuestra vida lo que el corazón nos pide, siendo transparentes, sin recelos, entonces seremos realmente nosotros. La línea es muy sutil ya que el ego es un maestro en el arte de confundir pero no puede cuando el corazón te indica un camino. ¿Cuál es ese camino?

Realmente el camino no existe. Es el sentido que le das a tu vida. No es algo que se encuentre. Es cómo transitas por la vida. Tú eres el camino y tu ego siempre te pone carteles de salida muy atractivos para que te salgas de la ruta. Depende de ti si haces caso o no. Tuya es la decisión y siempre lo será. La mente es la voz del ego, el corazón es la voz del espíritu. Cada uno de los casi ocho mil millones de seres humanos que habitamos este planeta tiene un camino, un propósito en la vida. Nadie está aquí porque la cigüeña se equivocó de planeta. En la Kabaláh se dice que “el hombre es un gran mundo y el mundo es un pequeño hombre.” En Masonería podríamos decir que el mundo es como una Logia y una Logia es como el mundo. Si vivimos en armonía, aceptando a los demás como son, entonces tu camino se inspirará en ir a tu interior y conectarte con tu esencia que, en definitiva es volver a ser el Ser espiritual que siempre has sido. Estamos en este mundo para eso. Lo demás, son condicionamientos.

diapositiva12

Evidentemente solo tú decides si quieres seguir con estos condicionamientos o si quieres generar algo nuevo. La zona de confort es muy golosa pero retrasa bastante tu experiencia de vida, o en otras palabras, tu proceso de aprendizaje. ¿Cuál es el impulso de este aprendizaje? “La espiritualidad.”

La espiritualidad si no se percibe, siempre será teórica. El camino teórico es complejo ya que el ego nos induce constantemente a centrarnos en lo visible, en lo tangible. Pero estas distracciones son una formidable herramienta para, con un esfuerzo sincero, tomar conciencia que el camino espiritual es interno, en la intimidad con uno mismo, sintiendo a cada momento lo que el corazón nos dicta y seguir esa tracción sin darle un contenido mental. Nada hay fuera, todo está dentro de ti. Curiosamente, cuando te sientes, te conectas con tu entorno que al igual que tú, en ese instante está “sintiendo”, no pensando.

diapositiva13

Hablar de Masonería es difícil ya que no deja de ser un sistema. Pero en esta exposición hablo de lo que la Masonería me ha aportado, es decir, expresando lo que de ella, en un proceso evolutivo, he integrado. Como en más de una ocasión hemos escuchado: “la Masonería no te aportará más de lo que tú no quieras aportarte a ti mismo”.

En este mundo de dualidad un río se puede manifestar en cualquier parte del planeta para experimentar las condiciones que necesita en su aprendizaje.

diapositiva14

Prepararnos mediante un trabajo profundo, aprender  a liberarnos de los factores externos como miedos, las culpas, los vínculos, dependencias, sistemas de creencias; en definitiva de los anclajes que se manifiestan. Si tú quieres encontrarte contigo, esto es lo primero que te encontrarás y por propia experiencia es muy difícil reconocer si quien enfrenta estas situaciones eres el tú manifestado en una personalidad o el tú que aprende en cómo afrontar, desgajar, superar e integrar todas estas experiencias.

diapositiva15

Es como si estuvieras caminando por un túnel sombrío, con la mirada puesta en la luz que distingues al final, pero de repente (por poner un ejemplo) tropiezas con la arista de una piedra y caes. Sin embargo, como sigues percibiendo esa luz, te levantas y procuras prestar más atención al camino para no volver a tropezar con ese obstáculo que ya conoces y que seguramente volverás a encontrar. Estás concentrado en un obstáculo con volumen y no te das cuenta que acabas de pisar una mancha fangosa, resbalando y cayendo nuevamente. No obstante te vuelves a levantar, rectificando tu estado de alerta. Has aprendido que un obstáculo se manifiesta en distintas formas, que cada uno te ha proporcionado experiencias. Con este trabajo constante, la dinámica de lo visible parece que lo has superado, caminas entonces tranquilo y con confianza. Sin embargo al dar uno de tantos pasos, resulta que a pesar de ver el camino llano, pisas un agujero lleno de agua que por la penumbra disimula ser parte del camino y acabas tropezándote, cayendo otra vez. Menuda sorpresa te llevas, te recriminas a ti mismo “por qué bajé la guardia, por qué no fui capaz de percibir aquello”.

diapositiva16

Te entra la desconfianza, la duda de poder llegar a conectar con tu luz, con tu esencia. Es en ese momento cuando te percatas que hay compañeros de viaje, con sensibilidades como la tuya, que vibran en la misma frecuencia, que su camino es paralelo al tuyo, que no estás solo. Los consejos que te dan y que les das son afines a las experiencias vividas por todos. Esos consejos no solo te animan a seguir adelante, también tomas conciencia que “compartir” era la parte que te faltaba para fusionarte a esa luz, una luz de la que también tus compañeros de viaje a su manera, forman parte, potenciando así ese cambio interior del que ya eras consciente.

Sales de ese túnel con la conciencia de unidad de que ahora el camino es compartido y que unidos por una frecuencia análoga, has dado el siguiente paso evolutivo, que sólo puede darlo la Humanidad en su conjunto, una Humanidad representada por un nuevo río donde sus aguas nacen de la experiencia de todos, fluyendo ahora en la conciencia de la Unidad, una mente colectiva sin limitaciones, recorriendo apaciblemente su camino en una nueva tierra, más fértil y con nuevas expectativas creadas a través de nuestro potencial manifestador.

diapositiva17

En el Arco Real tenemos esta toma de conciencia en un viaje personal y en la ayuda mutua. Por algo nos designamos Compañeros.

Cuando nos movemos desde el ego parece que somos diferentes pero cuando logramos conectar con acompañantes que vibran en la misma frecuencia se crea vínculo de resonancia y surge la realidad de quienes realmente somos, del potencial que realmente tenemos en nuestro interior, de haber derribado todos esos obstáculos, de traspasar los velos que como filtros, ocultaban nuestras capacidades, completando así un proceso evolutivo. En definitiva, pasar de un nivel de consciencia a otro.

diapositiva18

Gandhi dijo: “Tienes que convertirte en aquello que quieres que el mundo sea”.

¿Qué tipo de río deseas ser?

diapositiva19

La decisión es tuya…

diapositiva20