“Solidaridad Masónica”: Así ayudo la Respetable Logia Amigos de la Naturaleza y Humanidad de Gijón a las víctimas de la explosión del vapor Cabo Machichaco en Santander

Cabo Machichaco en el muelle ardiendo

Cabo Machichaco en el muelle ardiendo

A.·.L.·.G.·.D.·.G.·.A.·.D.·.U.·.
Gran Logia de España
R.·.L.·.SEMPER FIDELIS 150
O de Torrelavega, Cantabria

SOLIDARIDAD MASÓNICA
Con motivo de la visita de nuestros QQ.HH. de la L. Jovellanos nº 138 al Oriente de Gijón, Asturias, quisiera hacer un homenaje a la primera L. Gijonesa que se conoce según los documentos estudiados.

R.L. Amigos de la Naturaleza y Humanidad

R.L. Amigos de la Naturaleza y Humanidad

Me gustaría relataros unos hechos muy importantes acontecidos en la que la fatalidad hizo que naciera una hermandad entre una L. Asturiana y las L. existentes en aquel entonces en Cantabria, ya numerosas.
La Logia Amigos de la Naturaleza y Humanidad fue la primera L. Asturiana de la que se encuentra documentación y relación de sus miembros desde su fundación en 1850, aunque no me atrevo en definirla como la primera en Asturias ya que habían surgido intentos desde los años 1820 por el famoso D. Manuel de la Pezuela, hijo de D. Joaquín de la Pezuela, Virrey de Perú en 1821. Se dice que estaba en aquel tiempo en el Fontán la Cátedra de Latín y que en esta misma cátedra fundó D. Manuel la Junta Patriótica, en una casucha de la calle de La Vega y que allí fundó una Logia. (Hay muchas contradicciones).

Respetable Logia Amigos de la Naturaleza y Humanidad

Respetable Logia Amigos de la Naturaleza y Humanidad

 

Esta Logia como decíamos “Amigos de la Naturaleza y Humanidad, dependía en aquel entonces del Gran Oriente de Francia que hasta 1851 no les otorgaron la Carta Patente. Esta Logia se destacó por su gran humanidad como su nombre indica y por su espíritu de sacrificio fiel a sus principios filantrópicos de acudir prontamente a favor de la desgracia ajena.
Hoy os quisiera relatar un hecho que nos demuestra la solidaridad que debería existir entre las logias.

 

 

En 1893 a las 2 de la tarde de un 3 de Noviembre, fue Santander teatro y víctima de una horrorosa catástrofe, el vapor Cabo de Machichaco con matrícula de Sevilla que transportaba una carga de cajas de dinamita y que había sido atracado imprudentemente en el muelle de Maliaño, fue presa de un voraz incendio.

El vapor Cabo Machichaco ardiendo

El vapor Cabo Machichaco ardiendo

Una inmensa muchedumbre de curiosos, que ignoraban el cargamento del buque, acudió a presenciar el espectáculo. Se produjo una tremenda explosión y en unos momentos quedaron en el muelle más de seiscientos cadáveres y más de dos mil heridos entre quemaduras y traumatismos, así mismo el fuego destruyó 50 ó 60 edificios del muelle y sus inmediaciones

La tragedia dejó 590 muertos y 525 heridos

La tragedia dejó 590 muertos y 525 heridos

La hermosa calle Méndez Núñez y la de Calderón quedaron completamente destruidas y arruinadas.

Muelle Maliaño y calle Menéndez Núñez tras la explosión

Muelle Maliaño y calle Menéndez Núñez tras la explosión

La calle de Calderón de la Barca, destruida por la explosión del Cabo Machichaco

La calle de Calderón de la Barca, destruida por la explosión del Cabo Machichaco

La Audiencia, el convento de Religiosas Terciarias de San Francisco, el depósito de tabacos de la Compañía Arrendataria entre los edificios más emblemáticos y parte de la línea telegráfica quedaron destruidos también.

Destrucción por las llamas de la Audiencia y del Convento de San Francisco

Destrucción por las llamas de la Audiencia y del Convento de San Francisco

Todas las autoridades que acudieron al lugar para dirigir las labores de sofocar el incendio perecieron.

Las autoridades locales se trasladan al lugar del suceso, muchos de ellos perecerían al estallar posteriormente las bodegas con la dinamita

Las autoridades locales se trasladan al lugar del suceso, muchos de ellos perecerían al estallar posteriormente las bodegas con la dinamita

Los cascotes de hierro despedidos por la onda expansiva mataron e hirieron a personas a más de 2 kilómetros del lugar del siniestro. No había recuerdo en España en aquel tiempo de una catástrofe semejante así como no se encontraban palabras para describir tan gigantesca desgracia.

La fuerte explosión se produjo sobre las cuatro de la tarde, al estallar las dos bodegas con dinamita

La fuerte explosión se produjo sobre las cuatro de la tarde, al estallar las dos bodegas con dinamita

La honda expansiva destrozó los edificios de la calle Calderón de la Barca

La honda expansiva destrozó los edificios de la calle Calderón de la Barca

Bajo el título de ¡¡UN HÉROE!! La Gaceta Oficial del Gran Oriente Ibérico, nos da cuenta de la actitud ejemplar de la Logia Amigos de la Naturaleza y Humanidad de Gijón, y más concretamente de la de su V.M. Juan Emeterio de la Fuente, que ostentaba el nombre simbólico que usaba en la Logia de “Melanchton” (Recordar que entonces se usaban seudónimos para hablar de los HH).
Abrió una suscripción en su Logia en la que recaudó la cantidad de 110.-pesetas, modesta cantidad pero muy estimable por ser fruto del trabajo y
de las privaciones. Para hacerse una idea del esfuerzo realizado por los miembros de la Logia diremos que el salario medio de un peón con jornal fijo era de 1,50 a 2,- pesetas. Los obreros de tipo medio ganaban 3,-pesetas. Los sopladores de la fábrica de vidrio ganaban de 10 a 15.-ptas. Y los que decoraban los vidrios podían llegar a 3000,-pesetas al año.

Los muelles de Maliaño con los restos del barco flotando

Los muelles de Maliaño con los restos del barco flotando

La Logia Amigos de la Naturaleza y Humanidad estaba compuesta de 28 HH. Cada hermano había entregado por término medio el equivalente a un día de jornal de un obrero de tipo medio, lo que realmente era un gran sacrificio.
No satisfecho con esto, y aprovechando su posición, nombre y conocimientos que tenía en Alemania, propició una campaña activa y entusiasta a favor de la gran desgracia ocurrida en Santander, recaudando la suma de 4.000.-pesetas, que fue personalmente a repartir entre las víctimas de la explosión.

Restos del barco

Restos del barco

Con esta breve pero entrañable reseña quisiera insistir en lo que siempre hemos dicho, que con la relación y las visitas entre Logias podemos conocernos mejor y ayudarnos en lo que cada una precise. La masonería nos enseña a ser corresponsales y nos ayuda a ser mejores dentro de esta sociedad tan egoísta. Los masones estamos obligados a trabajar para mejorar nuestra sociedad.

Vista de los muelles de Maliaño con los restos del barco flotando

Vista de los muelles de Maliaño con los restos del barco flotando

Emilio Argente i Domènech
PGSD de la GLE
GCap. De la GLPC
MM.·.R.·.L.·. SEMPER FIDELIS 150
10-02-2014
Fuente: La Masonería en Asturias en el Siglo XIX
De Victoria Hidalgo Nieto

Monumento de Valentín Lavín

Monumento de Valentín Lavín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s