"La Cabala – Kabala – Kabbalah", por Emilio Argente.

Artículo publicado en la revista digital Zénit y reproducido con permiso del autor.

En primer lugar me gustaría comenzar diciendo que, lo que a continuación pretendo exponer en este escrito, está destinado a todos aquellos que desconocen total o parcialmente no solo el significado de esta palabra sino su filosofía.

Para explicar la palabra “Cábala” hay distintas definiciones que a lo largo del tiempo han intentado ahijarla, entre muchas citaremos, por ejemplo, la del hebreo “KABBALAH”: . tradición, lugar o casa de reuniones para los judíos (interpretación mística de la Biblia) . Ciencia oculta que pretende hacer comunicar con los espíritus.

. Ardides secretos, intriga. Incluso se había definido como sinónimo de complot y de conspiración, también de misterio y magia. Pero estoy seguro, por lo que he podido leer posteriormente, que se trata de una tradición esotérica, es decir secreta.

La palabra Cábala significa recibir, transmitir y tradición. No podía ser escrita sino que debía transmitirse oralmente. Hoy se es o no Cabalista.

La esencia de la Cábala está constituida de una Teosofía, doctrina que concierne la naturaleza de lo divino. A partir de esta “Las claves son forjadas para acceder a un conocimiento total del mundo, es decir del hombre, de la naturaleza”.

Los Cabalistas, así se llaman las personas interesadas en la materia, se preocupan por aquello que se esconde detrás de los fenómenos, me refiero a LOS FENOMENOS DEL MUNDO,

un mundo lleno de fenómenos que nunca se comprenderá como son manifestados dentro del mundo natural, arraigado dentro del cosmos divino.

La Cábala aparece en la escena de la historia del siglo XII en Provenza, pero en tradiciones subterráneas, ya que algunos de sus rasgos solamente pueden ser apreciados dentro del origen de este movimiento esotérico ocurrido en aquel siglo.

Los Cabalistas de la edad media argumentaban siempre tener la razón sobre las enseñanzas secretas relativas, no a la trama de la historia de los relatos bíblicos, pero revelantes de sentidos transhistóricos, espirituales en sus narraciones. Esto sería un principio de base para el cabalista: Todo lo que nosotros entendemos dentro del texto de la Biblia “El Torah” así como todo aquello que pueda parecer anecdótico, nos habla en código, en simbología, de la existencia de mundos superiores al nuestro. Los personajes de la Biblia, por ejemplo, no hacen más que imitar modelos de arquetipos presentes dentro del universo de “SEFIROT” palabra sobre la cual debemos tener temor.

La palabra clave de la Cábala está claro que es “SEFIROT” plural de “Séfira”. Esta palabra significa en hebreo simplemente “ nombre, palabra ”. Pero los cabalistas la han enriquecido de significados teosóficos y místicos. De esto, los pitagóricos elaboraron en la antigüedad un sistema filosófico que reflejaban en los nombres, elementos fundamentales de todo lo que representaba, piedras que puestas en distintas formas engendraban distintos conceptos.

Para los cabalistas existen diez formas denominadas “Sefirot” que constituyen un puente que une dos orillas separadas por un abismo. En una orilla se encuentra lo desconocido, lo inaccesible y lo indecible, el infinito sin nombre. En la otra orilla se encuentra el cosmos donde nuestro propio universo es solo una parcela. Los diez “Sefirot” (palabras) son los hilos que permiten el paso de un lado al otro. Los cabalistas deshacen con detalle la red compleja de las relaciones entre los hilos sutiles y la conjunción de los mundos, mundos del universo material.

Insistiremos sobre estos elementos importantes de la visión del mundo desarrollado en la Cábala. Plasmaremos la naturaleza esencial del cabalísimo, donde radica su centro de gravedad. El conocimiento de la estructura media entre lo que tenemos o creemos tener y el más allá misterioso.

Los cabalistas viven dentro de un marco monoteísta judío y afirman que Dios es el único creador del mundo y revelador de la ley al pueblo de Israel y al mundo entero. El Rabino Moisés Cordonero, cabalista que vivió en Sabed entre 1552 y 1570 y considerado como uno de los grandes entendidos en la materia decía: Toda manifestación de lo divino es un disimulo y todo disimulo es una manifestación.

Los séfiros canales por donde transita la realidad divina y por donde se manifiesta son igualmente sus velos. Sin estas vestimentas donde el infinito se esconde nada de ello sería conocido, todo lo que conocemos se muestra de alguna forma y la manifestación de un aspecto limitado es producto de un paso de forma disimulada de lo que en realidad es.

Los cabalistas elaboraron lo que llamaríamos una teoría, es decir el arte de asegurar los pasajes entre los diferentes peldaños o entre lo mundos. Una forma del Zoar resume esta concepción: LO DE ABAJO DESPIERTA LO DE ARRIBA. Parece que todo corresponde dentro de lo real, aunque si esta correspondencia universal a menudo es la más invisible todo puede influir sobre todo: “El hombre aquí abajo puede influir entre los mundos superiores sobre el Sefirot (palabras) a todos los niveles tomando forma la luz del infinito”. Entonces los cabalistas lo interpretan como “La unión de los mandamientos predichos en la ley como tantos actos poseedores del poder Teúrgico, capaz de influenciar favorablemente en las esferas espirituales. A la inversa, toda falta, toda trasgresión, ejerce una influencia negativa y nefasta sobre los planes superiores”. Ver entonces en que consiste la Cábala: Es un conocimiento de la divinidad percibido como un mundo intermedio entre el absoluto inefable y nuestro mundo y comporta una práctica de orden Teúrgico fundamentado sobre el sistema de correspondencia entre cosmo mediador y el hombre”.

El hecho de que la Cábala fuera el único movimiento judío post-bíblico donde la influencia desborda la cristiandad, es un suceso digno de tener en cuenta.

En otra ocasión también podríamos hablar de distintas formas de misticismo judío si alguien estuviera interesado.

Como he dicho anteriormente el movimiento o pensamiento cabalista aparece en Provenza, y es aquí precisamente donde los primeros cabalistas escriben sus pensamientos. Los encontramos dentro del “Languedoc” durante el siglo XII. De esta primera generación cabalista solo se dispone de raros fragmentos dispersados entre los que fueron sus discípulos, así como de los discípulos de estos. Es dentro de la familia de Rabbi Abraham ben David de Posquieres, quien fue presidente de un tribunal rabino y que fue conocido por su sabiduría en materia de derecho, donde empieza a emerger este pensamiento.

De todas formas yo no puedo afirmar que el siglo XII sea realmente cuando se reconozca como el principio de la Cábala, es muy arriesgado asegurar fechas sobre ninguna ciencia teosófica, ya que sus ritos o reuniones no se escribían para que no fuesen copiados sus mensajes y contraseñas, solo se transmitían de boca en boca, lo que si se puede decir es que en estas fechas aparecieron sus primeros escritos. Como leeréis más adelante se encontraron escritos también en el siglo II.

Según algunos libros leídos y consultados, se dice que el primer cabalista fue el patriarca Abraham. El percibió las maravillas de la existencia humana, planteó preguntas acerca del Creador y los mundos superiores le fueron revelados. Transmitió a las generaciones siguientes el conocimiento adquirido y el método usado para adquirirlo. La Cábala se transmitió como he dicho anteriormente oralmente durante muchos siglos. Cada cabalista agregó su experiencia única y su personalidad a este cuerpo de conocimiento acumulado, en los términos de las almas de su generación.

La Cábala se siguió desarrollando después que la Biblia (los 5 libros de Moisés) fue escrita en el periodo comprendido entre el Primer Templo y el Segundo ( 586 a .c.- 515 a .c.) y ya se estudiaba en grupos. Luego de la destrucción del Segundo Templo (70) y hasta nuestra generación, hubo tres periodos importantes en el desarrollo de la Cábala, en los que aparecen los más importantes escritos acerca de sus métodos de estudio.

El primer periodo tuvo lugar durante el siglo III, cuando el libro del Zohar fue escrito por Rabí Simón bar Yochai (150-230). El Zohar nos dice que el arameo es el “reverso del hebreo”, el lado oculto del hebreo. Rabí Simón bar Yochai no lo escribió él mismo, sino que transmitió la sabiduría y la forma de alcanzarla metódicamente dictando sus contenidos a Rabí Aba. Este redactó el Zohar de modo que solo pudieran entenderlo quienes fueran dignos de ello.

El Zohar es un escrito en forma de parábolas y en arameo, un idioma que se hablaba en los tiempos Bíblicos. Cuenta una leyenda que los escritos del Zohar permanecieron ocultos en una cueva cerca de Safed en Israel y fueron encontrados varios siglos después por residentes árabes.

Para no hacerme pesado con nombres que quizás no nos dirían gran cosa, paso a nombrar solamente uno de entre muchos de los que escribieron sobre la Cábala. Se trata del Rabino Acher ben David, este efectuó numerosas visitas a Cataluña y es a él a quién se debe la transmisión de la enseñanza de su maestro Isaac L`Avengle adjunto de letrado en Girona. Había muchos más discípulos de Isaac, que no mencionaré ahora.

Quisiera destacar especialmente al Rabino Moisés ben Nahhman, llamado Nahmanide, quién fue uno de las más importantes autoridades del judaísmo español, célebre en occidente por haber puesto en apuros a la iglesia por una disputa teológica en la ciudad de Barcelona en el año 1263.

Paralelamente a estas figuras ya conocidas, otra rama de la Cábala aparece en el mismo siglo XII en Provenza ejerciendo una influencia considerable. Esta corriente se manifiesta por un libro de acceso muy difícil con un gran contenido de simbología “ Le Sfer ha-Bahir” o libro de la claridad. Esta pequeña obra es en gran parte el origen de un género literario que comprende entre otros el Zohar y que fue muy apreciado por los cabalistas: “LA PSEUDOPIGRAFIA” arte que consiste en atribuir una obra reciente a autores viejos o legendarios. Pero es un hecho histórico y significativo que este género literario fue utilizado durante mucho tiempo por los apocalípticos del movimiento nacido del libro de Henoc (siglo II a.c.) así como también de muchos más libros menos conocidos del gran público de aquellas épocas. Otro círculo de interés iniciático en la misma región del sur de Francia denominado después de su producción literaria fue el círculo del libro de “Lyoun” o libro de la mediación, combinados con elementos prestados del neoplatonismo con los elementos simbólicos y místicos.

Detallo a continuación algo que puede ser interesante, lo podríamos llamar EL TABLERO DEL PRIMER PERIODO DEL DESARROLLO DEL CABALISMO, doctrina de la trasmigración de las almas, sistema de comprensión de los diez séfiros “bis-unidad divina en la forma de una oreja de príncipe masculino y femenino. Potencia Teúrgica de los ritos y practicas religiosas, meditaciones litúrgicas, angeología, mística lingüística fisiognomonía, técnicas éxtasis, hermética espiritual de las escrituras, interpretación mitológica-santa de versos de tradición judía. En una palabra la mayoría de los pensamientos religiosos abandonados por los teólogos clásicos, entran dentro del interés cabalístico, quienes acuerdan llamarlo “Teósofos”, denominación que reagrupa todas las consideraciones y pensamientos examinados o tratados.

Pasamos ahora a la siguiente generación, esta pertenece a habitantes de Castilla y Aragón, los hermanos Hacohen de Soria son el origen de interpretación particularmente mitológico-santo, donde el origen del problema del cual es abordado es como tocando la estructura misma del mundo divino y del mundo angélico. Dentro de Castilla existen distintos nombres importantes dentro del movimiento, especialmente en Burgos y en Toledo, ya solamente al empezar el siglo XIII es muy considerable la cantidad de libros sobre esta materia publicados. En esta época será la Biblia Cabalística, más tarde aparece el Zoar o libro del esplendor o luz, obra que se presenta como una recopilación de mensajes esotéricos de doctores judíos de los tiempos más antiguos, en especial del Rabino Simeón ben Yohai.

Hemos dicho que dentro del cabalísimo surgieron distintos movimientos, aclararemos algunas diferencias entre ellos. Por ejemplo, el cabalísimo catalán, que nos trajo el nombrado Nahmanide, se diferencia al movimiento Castellano, en que el primero resaltaba su prudencia en la revelación de los secretos y trataba de disimular sus ideas. Poco creativo, pobre de imaginación religiosa, pero de una fidelidad digna de resaltar y un conservadurismo extremo que nos permite conocer una idea precisa de evolución de concepciones esotéricas después del cabalísimo derivado en Provenza-Languedoc.

Abraham A bufalia fue un cabalista español, nacido en Zaragoza (1240-1291) que vivió en Tudela y viajó por Tierra Santa en 1260. Luego se instaló en Italia desde donde viajó a Barcelona y a Grecia.

Nicolás III (Roma1215- 1280) Papa número 188 de la Iglesia Católica de 1277 a 1280. Elegido Papa gracias a influencias de su poderosa familia, su breve pontificado se caracterizó por sus intentos de reforzar la posición de la Iglesia frente a los príncipes europeos.

En aquellos tiempos los cabalistas habían extendido la doctrina de que cuando llegase el final de las eras, el Mesías, atendiendo al mandato divino, se presentaría ante el Papa y exigiría la libertad para su pueblo y solo entonces se sabría con certeza que el Mesías había venido realmente al mundo.

Abraham Abulafia se presentó como el esperado Mesías; afirmaba que la esperanza mesiánica de los judíos se había cumplido con él. En 1280 viajó a Roma con el objeto de dar la noticia al Papa Nicolás III.

Nicolás III se enteró de las intenciones de Abulafia e impartió la orden de apresarlo a las puertas de la ciudad, de matarlo y quemar luego su cadáver.

Abulafia tuvo conocimiento de la orden papal pero no le otorgó la más mínima importancia, así que atravesó la ciudad por una de sus puertas con la inmutable intención de encontrarse con el Papa. Allí fue informado de la muerte de Nicolás III la noche anterior. Este había fallecido el 22 de Agosto de 1280 víctima de una apoplejía.

Muchos vieron en este hecho una innegable señal de la veracidad de la revelación de Abulafia

Ya llegados los siglos XIV y XV es cuando la cábala conoce un resurgimiento considerable y su implantación pasa las fronteras de España, llegando a Italia, Constantinopla, Alemania, Polonia y Palestina.

Uno de los últimos cabalistas españoles de antes de la expulsión, el Rabino José Acastiel de Játiva, autor de “Respuesta Cabalística”, trata el problema del origen radical del mal, del hombre primordial, de la reencarnación, del exilio y de la redención. Es usual entender en sus historias de cábala la afirmación de que la expulsión decretada contra los judíos españoles en 1492 marca un giro hacia atrás en el movimiento cabalístico. Sobre estas afirmaciones algunos autores difieren en parte, en especial porque su salida proporcionó una expansión sobre el mediterráneo que no existía, por su largo comentario no lo trataremos aquí ya que no es el motivo del escrito.

En el año 1570 llega a Sefed procedente de Egipto una personalidad que se destacaría rápidamente sobre los demás, así como también resaltaría por encima de todos los seguidores en las futuras generaciones: El Rabino Isaac Louría Achkénazi de sobre nombre “El León de Safed”. Solamente estará dos años dando a conocer sus pensamientos ya que muere repentinamente a los 36 años de edad. La influencia de su doctrina y en particular su teoría sobre “TSIMTSOUM” acto primordial del retiro del Infinito en si mismo, que solamente llegó a exponer oralmente, fue tan profundo que a partir del siglo XVI la cábala se hace totalmente “Lourianica”.

En contra, la cábala del Renacimiento cristiano no contiene ninguna traza de su enseñanza originaria. Isaac Louría ha estado totalmente ignorado por los cabalistas cristianos hasta pasado el siglo XVIII que, gracias a dos cabalistas, es introducida en las comunidades cristianas.

Desearía resaltar a un discípulo adelantado de Louría, se trata del Rabino Hayim Vital, autor de una exposición general del pensamiento de su maestro titulada “Las ocho puertas” y también del “Árbol de la Vida”.

El Árbol de la vida esta considerado como uno de los símbolos de la Cábala y de las sagradas enseñanzas de la Cábala judía, que ya se conocían hace más de 3000 años en Egipto. El Árbol de la vida es una representación de las 32 rutas comprendidas en los diez sefirot y las 22 rutas por las cuales pasan describiendo el descenso de lo divino a lo terrenal.

En el siglo XX hubo fecundos cabalistas como el gran maestro de Bagdad Rabino José Hayim que fue Rabino de Israel y El Rabino Isaac Hacohen Kook que compuso una obra poética inspirada en el deseo de ver a los judíos volver a Siòn. También el Rabino Isaac Teichtal, jefe de la escuela Talmúdica de Hungría que escribió en plena tormenta nazi un vivo llamamiento y súplica para el regreso a Siòn lleno de conceptos cabalísticos.

La Cábala produjo un impacto importante en la cultura judía dentro de sus tradiciones populares, en su literatura así como en sus prácticas religiosas.

Como hemos comentado, la Cábala no es propiamente hablando una mística ni una filosofía, ni un arte, ni una cultura, pero si ha sido una fuente de inspiración de numerosas obras de arte. Muchos pintores, escultores y demás artistas se han inspirado en ella y, sin lugar a dudas, en muchas personalidades cabalísticas de primera línea.

También diríamos que la Cábala es una religión dentro de la religión, idea no aceptada por el Occidente cristiano.

La Cábala ha prosperado en el seno del judaísmo como uno de sus componentes íntimos. Parece que desde el punto de vista de la doctrina de la teología, las puertas permanecen abiertas a innovaciones. Lo más nuevo es a la vez lo más viejo, lo más incontestable parece que el tiempo forme un círculo en si mismo y que el punto que nos marca el presente es el extremo más lejano.

La Cábala aparece a los ojos de los investigadores e historiadores occidentales como un producto del siglo XII, pero en los ojos de los judíos religiosos, revela de uno a otro periodo una historia que circula sucesivamente pasando a primer plano las concepciones esotéricas y exotéricas, sin que haya entre ellas otra cosa que la viva tensión del espíritu provocado por el pasado.

Dentro de las múltiples preguntas que nos podemos hacer sobre la Cábala es si se trata de una doctrina ortodoxa, heterodoxa o herética. La respuesta no necesita demasiados comentarios, el mundo que ha estudiado a fondo este pensamiento considera sin lugar a dudas que se trata de un pensamiento heterodoxo.

Otra de las preguntas sería como se empieza a ser cabalista. En el siglo XIII se empieza a ser cabalista después de haber experimentado los clásicos de la filosofía. Durante aquel tiempo los cabalistas se juntaban con los mejores judíos tradicionalistas quienes se dedicaban a encontrar una respuesta a las preguntas metafísicas.

Todo no fueron flores para los cabalistas, en el siglo XVIII, la grave crisis de conciencia inspirada o provocada por la explosión mesiánica del sabatismo, acusa a la cábala de ser indirectamente responsable, incita a los tribunales sabinitos a tomas medidas que hicieron posible una recesión en la difusión del cabalísimo.

Dentro de todas las historias, existen anécdotas y quisiera contaros una. En sus comentarios sobre el Zoar, el Rabino Simeón Rabí de Trípoli, relata un hecho real acaecido en la ciudad de Aspagreb donde vivía a mediados del siglo XVI. Un musulmán había pedido a los cabalistas que le permitieran ser transmitidas las enseñanzas de base de la ciencia esotérica. Los cabalistas rehusaron la petición pero le indujeron a asistir a una serie de conferencias iniciáticas de estudio. Más tarde el individuo denunció a los judíos a las autoridades religiosas del pueblo, quienes se preciaban de ser los guardianes del dogma, así como los defensores irreductibles del más puro monoteísmo. El pretexto argumentado fue entre otras cosas, que los cabalistas atribuyen una realidad espiritual a los querubines, figuras esculpidas que adornan el santuario dentro del Templo de Jerusalén. La denuncia de cabalistas como heréticos e idólatras, por extraño que ello parezca, tuvo consecuencias nefastas y fue objeto de persecución por parte de las autoridades religiosas musulmanas.

Podríamos decir que los humanistas y los cristianos rehusaron elaborar un esoterismo cristiano a partir de elementos cabalistas judíos, pero esto sucedía en una época de profundo trastorno ideológico de Occidente, periodo denominado, a justo título, del Renacimiento. Las obras de estos pensadores, verdaderas obras de arte, merecieron mayor atención y fueron dignas de respeto, pero estos hombres y sus ideas terminaron por ser rechazados por la iglesia. Sus únicos herederos modernos son los ocultistas, los teósofos adictos de Madame Blavatsky o de Dionn Fortune, así como ciertas corrientes masónicas, rosacruces y otras agnósticas modernas.

No quisiera influenciar a nadie que lea este escrito. Un comentario sobre algo tan profundo como la Cábala y en especial cuando está dedicado a personas que empiezan o creen descubrir el sentido de lo “ contra y ante todo ” o sea, la oposición, el contrario, tiene que ser un comentario limpio, un comentario que después de haberlo leído decidas por ti mismo.

Esto viene a cuenta porque en la actualidad, los auténticos cabalistas judíos están corriendo el doble riesgo de ser tratados como traidores a sus principios y de organizadores de hostilidades contra su propia iglesia. Una gran parte del pueblo judío trata a la Cábala como origen maligno. La Cábala es considerada como una aberración para la mayor parte de los rabinos reformados y conservadores y dentro del judaísmo ortodoxo ocupa una posición muy marginal. Diríamos para terminar en este paréntesis actual, que hoy, para ser cabalista es preciso ser flexible y amoldable a las circunstancias actuales.

Pasaré ahora a tratar sobre textos fundamentales cabalísticos.

Según Charles Mopsik en su libro titulado “La Cábala” existen más de seis mil obras que nos revelan el cabalísimo, nombraremos algunos de los más significativos como el “Bahir”, considerado el primero o uno de los primeros libros cabalístico, también le llamaban el libro de la claridad y se atribuye al Rabino Nehouniya ben Hagana, un maestro de tradición rabínica del siglo II. Esta pequeña obra de arte nos hace llegar en formas fragmentadas el texto a menudo corrompido, lleno de trampas, difícil de interpretar y sobre todo no tan satisfactorio como nosotros desearíamos. Trata de temas, desarrollándolos como queriendo mostrar un estado avanzado del desarrollo del esoterismo judío. El sistema de los diez Sefirots, llama todavía a formas divinas o potenciales, su estructura antropológica, la importancia acordada a la dualidad sexual y al simbolismo que es sinónimo, la doctrina de la trasmigración de las almas, la significación mística de las letras del alfabeto hebreo, la situación de las fuerzas del mal y el alcance teúrgico de los mandamientos.

Otro libro fue “El libro de la Creación” (Sefer Yetsira) atribuido al patriarca bíblico Abraham, que es el primer escrito que nos ha llegado a propósito de las especulaciones aparecidas dentro de un estilo poético y anagramático sobre los diez sefirots y las 22 cartas cuya suma representa 32 sentidos de cordura.

El origen y evolución del Mundo según la Cábala, es una de las preguntas difíciles de responder, es preciso definir en primer lugar de que mundo estamos hablando. Los Cabalistas distinguen de hecho toda una serie de mundos, según una compleja estructura jerárquica. El primer mundo es llamado por cierto número de cabalísticos, herederos de la tradición luriánica “ El mundo de la construcción del Infinito ” o más simplemente “ Mundos del Infinito ”. Es dentro de esta construcción misteriosa que se inscriben otros mundos espirituales. El mundo de las sombras ( OLAM ha-aqoudim) , el mundo de los puntos (OLAM ha-nequoudim) y finalmente el mundo del hombre primordial (Adam Qadmon), verdadera meditación entre el infinito y la emanación del mundo, donde los sefirots preceden los unos después de los otros. Después de la última Séfira, la “Malkhout, viene el mundo de la creación ( OLAM ha-beria) , seguidamente el mundo de la formación (OLAM ha yetsira) y para finalizar el mundo de la fabricación (OLAM ha-assiah) . Es a partir de este último de los cuatro elementos que compusieron el universo material que el mundo cabalista entiende que debe emerger para organizarse.

Los cabalistas se dedican, después de lo narrado en el párrafo anterior, al mundo nuestro, el de la tierra, el llamado territorio temporal de los hombres. Este mundo material no ha sido el primero en ser construido. Toda una serie de mundos precedentes han sido destruidos porque no le complacían al Creador. Aunque este que conocemos Él lo encuentra agradable a sus ojos, recela todavía de que sea el que Él quiere. Esto es lo que hace alusión el libro del Génesis cuando declara que la tierra esta “tohu bohu” en caos y desolación. Nuestro mundo entonces no es perfecto a la intención de su origen ya que recela de su comportamiento.

Hemos dicho algo sobre el Zohar en estos rápidos comentarios pero la doctrina del Zohar puede difícilmente ser resumida en pocas líneas, ya que esta obra no ofrece un pensamiento explícito ni una exposición, diríamos didáctica, en sus páginas. Es preciso arrancar sus concepciones a las narraciones floreadas, claroscuras, dramáticas, que ponen en escena los principales sucesos del mundo divino y evangélico. Dios para el Zohar, constituye una unidad compleja con el mundo que Él ha engendrado (este es un término empleado a menudo dentro del Zohar).

Para finalizar este escrito me gustaría citar algunos párrafos del escritor Dr.G.Encausse (PAPUS) cuando se refiere a los dos tipos de Cábala, la Cábala teórica y la practica. La Cábala teórica dice Papus en su novela “La Cábala”, se ha considerado en forma bastante distinta en cuanto a su clasificación por los autores dedicados al tema.

Un primer grupo de investigadores, quizá el más numeroso, se ha manifestado fiel a las divisiones sugeridas por los mismos cabalistas. Los principales temas de especulación mística sobre el tiempo se han denominado Obra de Carro (maasse mercaba) , en alusión al carro de Ezequiel y también Obra de Creación (maassebereshit) . La obra de Carro comprende los seres del mundo sobrenatural, Dios, las Potencias, las Ideas primordiales y la familia celeste, como a veces se denomina. La obra de Creación comprende la generación y naturaleza del mundo terrestre.

Otros autores dividen la Cábala en la siguiente forma: Simbólica : (Cálculos místicos, Themura, Gematría, Notarikon ). Positiva dogmática : (Ángeles y demonios, Divisiones, trasmigración de las almas). Y por último Especulativa metafísica: (Sefirot) todo esto según el Sr. M.S.Munck, celebre escritor cabalístico.

Pero la división más completa según PAPUS de la Cábala es la de Monitor (en su libro Filosofía de la Tradición, traducido del alemán al francés por Xavier Quirós.

CÁBALA TEÓRICA: Bereshit, Sfer Yetzirah Primer grado, Leyendas históricas
Mercadah, Zohar Segundo grado, Moral practica
Manuscritos Mágicos Tercer grado, Mística, Magia
CÁBALA PRÁCTICA: Mística
Esta parte es la que no se conoce concretamente, ya que se trata de la parte en que se pasaba la enseñanza de maestros a alumnos y de padres a hijos, se compone de grafismos y jeroglíficos sintéticos, es una evolución, división traspolación mística de las letras y los números que incluyen los Manuscritos Mágicos atribuidos a Salomón.

Espero que este escrito abra un poco vuestra curiosidad para que sigáis, si os agrada, ir descubriendo un mundo místico, esotérico e intrigante de nuestros primeros pensadores y filósofos que poblaron esta tierra.

——————————————————————————–

Bibliografía:

LA CABALA, …Dr. G.Encausse

LOS MISTERIOS DE LA CABALA..Eliphas Lévi

EL ZOHAR (Revelaciones del Libro del Esplendor)..Carlos Garrido

LA CABALE….Charles Mopsik

KABBALAH….Ziev ben Simón Halevi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s