"Antiguos documentos masónicos", de Manuel Corral Baciero y Ángel Luis Encinas Moral (1)

El peñarandino Manuel Corral es un periodista con una importante carrera en TVE y Ángel L. Encinas un historiador y profesor de filología eslava de la U. Complutense. Conocemos la obra del primero, que incluye desde libros técnicos especializados (La documentación audiovisual en programas informativos, 1989) al fino humor chestertoniano (¿Trabajo? Porque no quiere, 2.006), la historia (Vía dolorosa. Represión y guerra civil, 2.007) o la edición de obras inéditas sobre masonería. Ésta no podía ser una obra más sobre masones porque son dos autores serios y acreditados. Efectivamente, Antiguos documentos masónicos es un libro interesante, bien presentado y con un denso contenido que atrae incluso a quienes, desde la Orden, buscan completar su formación.
Nuestra Logia, Semper Fidelis, trabaja en rito Emulación. Veamos lo que dicen Corral y Encinas al respecto.
RITO DE EMULACIÓN O RECONCILIACIÓN
A partir de 1.717, con el nacimiento y constitución de la Gran Logia de Inglaterra, empieza a trabajarse en las logias con nuevas formas basadas en las Constituciones de Anderson, aunque no desaparecen los antiguos ritos. En 1.751 se producirá el primer gran cisma, naciendo en Londres la Gran Logia de “los Antiguos”, enfrentada a la anterior -a la que denominaron “los Modernos”- hasta la fusión de ambas en 1.813 y la conciliación de los sistemas seguidos por ambas en un nuevo rito consensuado para los grados de Aprendiz, Compañero y Maestro.
Este rito, o forma de trabajar, es conocido como “Emulación”, o “Reconciliación”, y es el practicado desde entonces por la Gran Logia Unida de Inglaterra y las Grandes Logias con las que mantiene reconocimientos mutuos. En España la historia de este rito es relativamente reciente y muy relacionada con la génesis de la principal Obediencia masónica actual, la Gran Logia de España (GLE) en este país. Al constituirse la GLE como una obediencia “regular”, trabajando dentro de los Usos de la Masonería especulativa más antigua, la británica, y acogiendo a muchos masones con esta nacionalidad residentes en España, nacieron de forma natural, a partir de 1.978, múltiples Logias en este rito, que conviven con las que trabajan en otros dentro de la GLE.
Según declara una de las Logias actuales con mayor antigüedad dentro de la GLE, Fraternidad Universal nº 5, “el Rito de Emulación es un rito que quiere ser sencillo, puro, basado únicamente en la simbología del arte de los constructores, desprovisto de añadidos y de artificios.
El hermano iniciado en el Rito de Emulación se caracteriza por un especial apego al conocimiento y dominio del propio Ritual, dado que es éste el que dibuja el marco y contenido de las Tenidas. Se puede definir este Rito como intimista ya que es a través de la práctica y el estudio del Ritual que el Iniciado incorpora y reflexiona sobre los muchos mensajes contenidos en los textos de apertura y cierre de los trabajos de la Logia, así como en los textos correspondientes a las ceremonias de iniciación, pase al segundo grado de Compañero y elevación al tercer grado de Maestro.
El rito de Emulación traza un camino a practicar, en un principio y aparentemente, sin la ayuda exterior del análisis y explicaciones provenientes de los demás hermanos. Hay que vivir el Ritual y las Tenidas. El trabajo masónico se representa como un psicodrama que deja una profunda huella en la mente y corazón del hermano, siempre que esté receptivo. A veces puede resultar desconcertante o difícil este camino para el hermano que espera obtener explicaciones de los más antiguos, al considerarlos más experimentados. Se le puede ayudar a identificar una parte de los Landmarks (lo Antiguos Deberes, Usos y Costumbres) que deberá mantener, pero el camino es individual y personal, lo cual exige un esfuerzo introspectivo y de autocrítica intimista a los masones que practican el Rito de Emulación.
La progresión de Aprendiz a Maestro se funda en la comprensión, en el silencio interior y en el conocimiento profundo de las herramientas del grado. El acento se pone en el trabajo personal de la piedra bruta, símbolo del compromiso moral y su perfeccionamiento.
A diferencia de otros ritos, no todo el trabajo masónico se realiza exclusivamente durante la Tenida. En el rito de Emulación cobra una excepcional importancia el ágape fraternal que sigue a la Tenida Abierta y que, de hecho, no concluye hasta que se celebra el último brindis o “brindis del Retejador”. El ágape forma parte de la Tenida y, por lo tanto, tiene sus propias reglas. Su marco exterior son los brindis y el orden establecido del uso de la palabra de cada hermano. El marco interior lo conforman las palabras que aquel pronuncia, bajo la dirección del Director de Ceremonias y de acuerdo con el Venerable Maestro. Durante el ágape, too miembro de la Logia puede y debe aportar opiniones y reflexiones susceptibles de enriquecer a los demás. No hay indicaciones previas sobre los temas de los Trabajos en el ágape, pero pueden significar, bien llevados, una gran ayuda “para orientar a los Hermanos en el camino de ser un buen masón”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s